91 237 25 36 info@lysoptometria.es

“Para qué son estas gafas?”

Quiero dar mi testimonio de los cambios que ha supuesto en mi vida el mejorar mi visión.

Hace casi 20 años sufrí una rotura de ligamento cruzado y meniscos, después de varias operaciones y más de 3 años de rehabilitación diaria, no conseguí recuperarme al 100%, tenía 24 años, cogeaba, no aguantaba de pie más de 20 minutos, cargaba mi peso sobre la pierna “buena” y un largo sin fin de adaptaciones que hacía mi cuerpo para compensar esa disfunción. Aparecieron dolores de espalda, de cuello, de rodilla por supuesto, de boca… A partir de ese momento, acudí a otras terapias, hice yoga iyengar, el cual me ayudó muchísimo para recuperar más movilidad, cambié por completo mi alimentación.

no sentía mi pierna

Todos los profesionales a los que acudí coincidían en decirme que “no sentía mi pierna” que la tenía “muy protegida”. Era cierto, no quería hacerme daño de nuevo… Con el tiempo, aprendí a vivir con ello pero en mi interior se alojó esta frase “mi rodilla me partió la vida”.

Pasados los años, ya con 38, acudí a una revisión visual al centro de optometría LYS. Después de un exhaustivo examen, Sonia y Clara me recomendaron el uso de unas gafas prismáticas, sin graduación porque gozo de una buena agudeza, y os preguntaréis y si no tiene graduación que corrija miopía, hipermetropía o astigmatismo, ¿para qué son estas gafas? Pues estas han producido cambios en mi tales como mejorar mi postura, ahora siento como mi pierna sí está apoyada en el suelo, conduzco de una forma más ligera, tengo más energía, menos dolores de espalda…

En fin, he comprendido que la visión implica mucho más que ver bien, se relaciona con todos los sentidos, el cuerpo es un todo, y mejora tu calidad de vida.
Doy gracias a Sonia y a Clara, que son unas grandes profesionales, por ayudarme.
Gracias!

Top